Al rescate de nuestro pasado

La curiosidad por el pasado es el motor para iniciar una búsqueda. Por excelencia la historia y la arqueología, junto con la antropología y otras ramas del conocimiento humanístico, son compiladores de objetos valiosos y únicos, casi todos antiguos. Su finalidad al encontrarlos es estudiarlos y obtener de ellos evidencias materiales que fundamenten el conocimiento. Luego, se debe buscar un sitio dónde reunir lo encontrado, que además permita su cuidado y preservación. Ese espacio único, es por lo general un museo.